lunes, 3 de noviembre de 2008

Simón que estás en los cielos

Allá arribota orbita el satélite Simón Bolívar. Obviamente, no podría llamarse de otra manera, en esta cacofonía bolivariana. Primer satélite de telecomunicaciones venezolano. Lo fabricaron (y lo lanzaron) en China, a la que pagaron más de 400 millones de dólares. La órbita pertenece a Uruguay, que a cambio del 10 por ciento de su capacidad cedió los derechos. "Simón Bolívar que estás en los cielos", podrán rezar los jóvenes venezolanos que recibirán un réplica del satélite para que jugueteen con él en los tiempos muertos o en las colas del tránsito. Inmediatamente, el coro de adláteres de uno y otro lado se lanzó al trabajo. La oposición: el satélite servirá para espiar a los venezolanos, una especie de Gran Hemano que grabará todas las conversaciones y los sms y las sintonía de los celulares. El Gobierno: supone una logro más de la revolución, y prolonga "la expropiación de los latifundios terrestres al ámbito de lo ultraterrestre" (Chávez dixit). La operación duró aproximadamente una hora. Conexión con China. Una treintena de chinos tras una treintena de ordenadores. Y dos venezolanos: la ministra del ramo y el jefe de la Agencia Espacial Bolivariana, que habían colocado tras sus sillas sendas chaquetas con la bandera venezolana . Mirando trayectorias elípticas, temperaturas de carburantes, calculando la ventana de lanzamiento, realizando la cuenta atrás (en chino). Aquí, el mediodía en Venezuela, no se entendía nada. Cuando el comentarista de la televisión pública venezolana decía que se retrasaba la cuenta atrás, de repente, la ignición: una explosión asombrosa de llamaradas anaranjadas veladas por el humo blanco. De fondo, la oscura noche asiática. El cohete despega desde el sureste de China. Chávez alza las manos, como si celebrase un jonrón de su equipo, desde su Houston particular, en la Gran Sabana venezolana, cerca de la frontera con Brasil y Guyana . Lleva gafas: para verlo mejor. Aplausos, perplejidad, chistes. Los venezolanos son unos consumados maestros en el difícil arte de reírse de sí mismos. "Ahí va, Simón Bolívar, que estás en los cielos". La pregunta más soprendente, ocurrió en el trabajo, mientras veíamos por televisión la réplica informática (gracias a la telemetría) del procedimiento de desacoplamiento por el cual el cohete dejaba al satélite en su órbita geoestacionaria. Un compañero inquirió: "Me pregunto yo, y cómo hacen para obtener esas imágenes del satélite saliendo al espacio, ¿alguien lo está grabando desde otra nave?".

6 comentarios:

Ambrosius de Königsberg dijo...

Hablando de satélites, hay un libro de fotografía de Jonas Bendiksen llamado "Satellites" en el que recorre las repúblicas exsoviéticas.

Echale una ojeada en:
http://www.jonasbendiksen.com/satellites_book.html

La foto del satélite en Kazajistán rodeado de mariposas es una maravilla.

p.d: este finde, Racing-Sporting.

Anónimo dijo...

Este blog se pone serio, si bien el joven Jonas en mi opinón entró demasiado pronto en Magnum, fíjate Fon que tambien tiene una serie fotográfica sobre espacios vivídos, siendo la de Caracas muy fascinante, con detalle.
Tengo el catálogo por casa.
Beso
E.

fon dijo...

Ambrosius: Bonitas instantáneas del amigo jonás... Este finde, la guerra cántabro-astur... Sporting rumbo a la Uefa.

E: No he localizado esas fotos de Caracas que comentas. Me puedes pasar un enlace? Ando tras tus libros cual sherlock caribeño...

Anónimo dijo...

foner, que me sacan del bloque oyisti? verborrea espasmodica la del amigo correa...

Anónimo dijo...

qué divertido es todo esto...

Viva Venezuela coño, por tierra, mar, aire y ahora también en el espacio sideral.

M.

Atapuerkiko dijo...

Tío, vaya robu ayer en Anfield... eso sí, PUXA SPORTING! Aunque con Carmelo de baja, no sé, no sé...