martes, 23 de enero de 2007

Busetas

Y esta es una de las mejores: con dos puertas y cristales.

Hoy 23 de enero, es el día de celebración de la democracia en Venezuela. Supuestamente, la última dictadura, de Pérez Jiménez, terminó en 1958. Y la oposición, los llamados escuálidos, han convocado una marcha para protestar contra las últimas leyes del "socialismo del siglo XXI": subida del precio de la gasolina (en Venezuela se llena el depósito por 2 euros), la ley Habilitante de 18 meses que confiere plenos poderes al presidente Hugo Chávez y el llamamiento a la conformación de un partido único, el Partido Socialista Unido Venezolano (PSUV). O conmigo o contra mí. Los escuálidos lo llaman el PUS.

Aquí, me dice un compañero, es más barata la gasolina que el agua. Parece que la convocatoria de marcha de la oposición no cuenta con demasiado éxito. Pregunto el porqué y la respuesta es contundente: "la gente está cansada de marchar".

Ayer fui a ver un apartamento en el edificio Jardín Bello Campo. Esperé media hora, llamo por teléfono y la agente inmobiliaria me responde que "me da mucha penita, pero que no soy capaz de recordar donde dejé las llaves. ¿Me llama mañana?". En fin.

Hoy desperté con las marchas militares de los soldados de la Casa Presidencial. En el silencio de la noche sólo se escuchaban los pájaros caribeños y la disciplina marcial. Una buena metáfora del país.

4 comentarios:

Sergio 2005 dijo...

Muy bueno el post. Para abundar en el tema, te diré que la gasolina venezolana es importada: tienen alguna refinería, sí, pero no da abasto. Suele pasar en casi todos los países de la OPEP: exportan el nunca mejor llamado crudo y después importan el refinado o gasolina.

¡Y la culpa la tiene el capitalismo occidental!

fon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Una entrada eliminada, Fon?. No te me telemadrizes.

Emiliuken

fon dijo...

Emiliuken,

Lo borré sin querer. Lo explico en un comentario de hoy.

fon