miércoles, 5 de septiembre de 2007

Reflexiones líquidas

Los jugos de frutas son una de las grandes atracciones de Venezuela. Por variedad y calidad. Más aún que las arepas, que los venezolanos no se cansan de elogiar con su esmerada exageración. Uno puede tomarse tres jugos en un día, pero jamás tres arepas. Otro día hablo de las arepas. Entre los jugos y las arepas se dirime buena parte de la la identidad cultural venezolana. Me centro en la imagen tomada en el Budare, de Chacao. Cuatro jugos de frutas, de izquierda a derecha: 1) mora, 2) sandía (aquí llamada "patilla"), 3) piña, 4) durazno (algo así como el cruce de un melocotón con una manzana). Los jugos dan que pensar, estimulan el cerebro casi tanto como las papilas gustativas. Hoy me dejaré caer levemente por la ladera de la reflexión filosófica líquida de índole frutícola. Comentaré brevemente los que más me gustan.
1) Parchita (maracuyá): el rey de los jugos para los recién llegados. Sorprende por la curiosa mezcla de acidez y dulzura. Arranca en un primer momento como un cítrico para, en el último instante, dejarnos arrebatados con un estallido de dulzura que deslumbra el paladar. Conviene, por su componente sorpresa, no abusar de él. El paladar tiene que olvidar ese brusco y delicioso contraste para disfrutarlo en tus totalidad.
2) Patilla: Aquí las patillas son alargadas, oblongas. No he visto una sola sandía/patilla redonda en Venezuela. Es fresco, dulce, y con mucha agua. Ideal para las mañanas ratoneras, tras la abundancia nocturna de cervezas. También recomendable para acompañar a las arepas. Jugo de primera o última hora, esquiva el mediodía.
3) Durazno: El jugo de la merienda. Alimenta por su densidad y abundancia de restos de la fruta. No está bien filtrado, y esa es su grandeza. Más que tragarlo, se mastica. Dos suponen una considerable panzada. Parece menos sabroso, pero a última hora desvela su elegante vinculación melocotonera.
4) Conejo (naranja+zanahoria): El jugo energético por excelencia. Pura inyección de vitamina C. Despierta al cuerpo con una bofetada de vitalidad. Debe de ser la conexión naranja. La zanahoria rebaja la potencia extrema de las naranjas tropicales (ligeramente más amargas que las mediterráneas). Es desconcertante por su sencillez.
5) Piña: Un clásico que en Venezuela adquiere matices propios. También basa su encanto en el deficiente filtrado. No está bien colado, y no debe colarse perfectamente. Es delicado, y ataca directamente la sed. El jugo playero: arena, mar y piña. Recuerdo que en Guatemala, el año que se cayeron dos torres idénticas, los campesinos te vendían las piñas abiertas a machetazos como sustituto del agua, que era imbebible. Uno bebía las piñas. En Venezuela, el sistema es más sofisticado, pero el objetivo es el mismo. El mejor líquido.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

jo fon!!!

eso si es un estudio profundo de los jugos.

Te dejaste mi preferido; fresas con moras, tienes que probar el de un puestecito al lado de Parque de Cristal!!

esta cojonudo!!!y si quieres te lo ponen con frutitas...mmm!!

besitos

Ana.I.

Angela dijo...

Fon, se me hace agua la boca! pero lo mío, después del jugo de parchita, son dos super espesos: GUANÁBANA Y NISPERO WOOOOOOW!!!!!!!

María (mbc) dijo...

Bahut acha! En España de deberían popularizar los zumos de frutas: un puestecillo en cada calle! Por esta parte del mundo el clásico es el sweet lime, aunque yo prefiero el de sandía (pena que haya terminado la temporada) y el de piña (qué grande!) y si ya te vas a Tailandia y los tomas frente al mar… pues, efectivamente, ganan 

La Marquesa de Bárbula dijo...

Has probado el de guayaba?

Excelente tu blog,lo leo desde Madrid y me llena de nostalgia.

GRACIAS

M

Anónimo dijo...

Vaya, vaya, Fon, es un texto propio de una revista de cata. Por un momento, me he sentido trasladado a un curso de catas de vinos en el que un experto te va explicando todos los matices de la bebida. Chico, con tanto zumo te vas a poner como un toro!!
Ya te recordaré lo que es el frío cuando nos veamos por Madrid, porque harás una escapadilla navideña, ¿no?
Abrazos.
Óscar

Eneas dijo...

Y el jugo fresa. Este es mi favorito o será la limonada frapé? está dificil, uf!!

Espectacular el comentario sobre el jugo de parchita, le veo escribiendo en "Todo en domingo".
Abrazos

E.

eneas dijo...

Y el jugo fresa. Este es mi favorito o será la limonada frapé? está dificil, uf!!

Espectacular el comentario sobre el jugo de parchita, le veo escribiendo en "Todo en domingo".
Abrazos

E.

Anónimo dijo...

me parece que ta has dejado muchos jugos sin nombrar...

tendras que hacer otro estudio ...

la limonada frappe..mmm! tb se sale!!pero nada cm el de fresas con moras!

Ana. I

fon dijo...

Coño, los jugos sí que generan comentarios:

Ana la fantástica: claro, me he centrado en los que más me gustan. El de fresas con mora aún no lo he probado. Ya me invitas a tu vuelta: tienes al portero en ascuas.

Angela: El de Guanábana me supera, pero el de níspero esta exquisito.

María: Me encanta esta conexión Caracas-Nueva Delhi, ¿son redondas las sandías indias?

Marquesa: Primera aristócrata que se asoma por el bloj, un placer. Sí, el de guayaba lo he probado, pero aún tengo que analizarlo. Se agradecen los halagos.

Óscar: Catas varias me ha dado, y no estoy hecho un toro, aún. De la navidad sólo sé en qué fecha cae, pero no donde estaré. Si paso por Madrid, me explicas el frío ante un tinto en Lavapiés.

Eneas: El de fresa en Colonia Tovar. "Todo domingo" se me escapa, y me escapo. Atento a la lentitud.

María dijo...

jaja, no, aquí no son redondas.