domingo, 5 de agosto de 2007

De juguete

Como todos los guiris, he cumplido ya con mi cuota de fascinanción pop por el poder bolivariano. Me compré dos Chavecitos, por 75.000 bolívares (para una amiga canadiense y para un servidor). Hablan, los muñecos hablan: contienen diversos discursos grabados por el comandante. En uno agita la úvula loando la nacionalización petrolera, en el otro jalea incansablemente la consigna cubana "Patria, socialismo o muerte". Ayer, en casa, en un arranque de masoquismo sabatino: les enfrenté (a los muñecos, se entiende) y se pasaron casi cinco minutos discutiendo, cara a cara. Para discutir sólo hacen falta dos, aunque digan lo mismo.

Hugo Chávez recibió estos días la visita de un tal Sean Penn. Recorrió Caracas, visitó las plantaciones de cacao en Barlovento (donde se nutre la suiza Nestlé y otros conglomerados confiteros) y el presidente llevó al antiguo marido de Madonna de viaje al estado Táchira, en la frontera con Colombia. Chávez llamó valiente a Penn por su oposición a la guerra Irak; Penn se limitó a sonreír tras las gafas de sol y agradeció la hospitalidad del pueblo venezolano, y la de su presidente, claro está. Las malas lenguas (y aquí en Venezuela, las hay muy malas, sobre todo cuando aciertan) señalan que Penn viene en busca de financiación para un próximo film. Visitó la Villa del Cine, en Guarenas, a las afueras de Caracas. La Villa del Cine quiere hacer frente al imperialismo de Hollywood, y para ello producirá varios largometrajes sobre figuras clave de la historia venezolana (Francisco de Miranda, que se acostó con Catalina la Grande, según todos los taxistas venezolanos) y ya ha otorgado el mayor monto de la historia del cine venezolano para una película que dirigirá Danny Glover (sí, el de Arma Letal) sobre el líder haitiano de la independencia de la isla La Española, Toussiant: 18 millones de dólares. Ya los cineastas criollos se han quejado por agravio comparativo. "Coño la madre, se dicen, no viene el Glover a por plata a Venezuela, se la dan, y a mí andan regateándome los millones de bolívares". Entre los proyectos de ficción de la Villa del Cine, se encuentra el traslado a la pantalla de una novela escrita por el Ministro para el Poder Popular de la Cultura, Francisco "Farruco" Sesto. Y tal y tal.

3 comentarios:

roberto dijo...

Jo , yo tambien quiero uno para mi mesilla, seguro que por las mañanas se establecería un interesante debate con losantos. El gran gorila rojo contra el toro naranja español. Puede que por masa muscular ganara el gorila pero a la diana no le gana a Losantos ni dios. Por cierto tu hermano puede que sea el 4 del piso, todo en el aire de momento. Abrazos desde mi nave espacial.

Sergio dijo...

Grande el muñeco, yo también quiero uno. ¿75.000 bolívares cuanto son en ECUS?. En cuanto a Sean Penn, compite directamente con Juanjo Puigcorbé: uno hace comedia, el otro ha hecho de su vida una comedia.

Todavía me acuerdo cuando, tras las inundaciones de Lousiana, se subió a un Zodiac para "hacer lo que el Gobierno no está haciendo, ayudar", y se cayó sin haber recorrido ni una mísera milla naútica. Por cierto, lo de Lousiana fue presentada por la ultraizquierda donde cree militar Penn como "un genocidio" (una palabra que, de tan manoseada, ya no tiene sentido)

fon dijo...

rob: buen debate, sin duda. aquí hay un losantos del chavismo que es delirante: Mario Silva. Igual pero al revés. Escatología periodística, monos de circo. A ver cuando me dejas conducir tu nave espacial...

Sergio: te llevaré uno, 75.000 bs son aproximadamente 16 ecus. De la caída de Penn en Loussiana no tenía ni idea, bonita e ilustrativa anécdota, jeje.