jueves, 28 de agosto de 2008

Optimismo mecánico

Tengo cien mil bolívares menos (algo menos de 20 euros).

Así, guindado como el perro, me quedé ayer cuando el carro me dejó con la palanca de cambio en la mano, tras acompañar a una amiga a su casa. Pataleando al aire. Acaba de llevárselo la grúa, se le veía sonriente al bribón. Y mientras tanto, yo me voy a la Faja del Orinoco, a oler petróleo y disfrutar (laboralmente) del calor de los Llanos venezolanos. Mi vida gira en torno a un optimismo mecánico de difícil explicación. A ver.

11 comentarios:

David dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David dijo...

¿Vuelves a cabalgar a los Llanos, bandolero? Ten cuidado a ver lo que montas, ahora que tienes tu escarabajo motorizado estropeado, no vaya a ser que salgas volando como Superman y termines por morder el polvo... Dale recuerdos a las anacondas, caimanes y demás fieras, incluido al legendario Germán, a quienes espero poder conocer en persona antes que después. Hablamos chavito!

Anónimo dijo...

fonete tus historias con el escarabajo termiraron? o se puede arreglar?

jorgin.

Anónimo dijo...

alfons, ese carro esta mal, eh!!

como viven algunos...

besitos

A.

Anónimo dijo...

Alfonso, Alfonso!!, eso se llama ballet mechanique

http://www.youtube.com/watch?v=DlGFk2vZrT8&feature=related

eneas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

o su versión más actual, la de R. Sakamoto.
http://www.youtube.com/watch?v=ui1zL0Y8PhI&feature=related

No la conocía y es un poco así, así como de telenovela amable, apropiada para gozar en los Llanos, eso sí, junto a alguna de tus meritrices habituales, para esta ocasión te recomiendo a Yorsaidy, puro sabor mi querido Fon.

Besos

E.

Anónimo dijo...

Fonete, mira que quedarte con la palanca de mano... ¿no sería que querías prendar algo de tu amiga con fuerza y en la confusión te cargaste el coche? Espero que no sea demasiado grave.
A ver si un día coincidimos en skype y me cuentas tus aventuras de llanero solitario.
Abrazos
Óscar

Anónimo dijo...

"el carro me dejó con la palanca de cambio en la mano, tras acompañar a una amiga a su casa".

ambiguo, sugerente, quiero más información sobre este gran cuento incompleto

emiliuken

Anónimo dijo...

Un poema de Brecht respecto al hombre que pinta una raya amarilla con delicadeza de hace dos posts:

Estoy sentado al borde de la carretera,
el conductor cambia la rueda.
No me gusta el lugar de donde vengo.
No me gusta el lugar adonde voy.
¿Por qué miro el cambio de rueda
con impaciencia?

Emiliuken

fon dijo...

David: El único bicho extraño que vi fue el helicóptero presidencial... Herman te espera con los brazos y el bar abiertos.

Jorgin: El carro continúa, probando mi paciencia...

Óscar: De vez en cuando caigo por el skype, cuenta con las 6 horas y media de diferencia horaria.

Emiliuken: Es una buena idea para un cuento, pero la realidad es menos fascinante que lo sugerido. Acompañaba cortés, y me iba igual de cortés.

Eneas: Bonito ballet mecánico, me gustan los confitados arreglos de R. Sakamoto.