martes, 24 de julio de 2007

El bigote de Simón

Todas las ciudades y pueblos de Venezuela cuentan con una calle Bolívar y con una plaza Bolívar. Obsesión absoluta. Existen, también, multitud de cuadros e imágenes del Libertador. Este es uno de los pocos en los que Simón Bolívar aparece con bigote. Hay pocos bigotes en Venezuela. Y es una pena, porque creo que el bigote es sumamente elegante (hubo una época en la que yo también tenía uno). A veces jugueteo con la teoría de que en la actualidad, los bigotes son contemplados como un elemento estético retrógado, anacrónico. En política, la derecha conservadora de puro y naftalina ha conquistado el bigote. Sin embargo, creo que es una cuestión de moda histórica, y como tal, cambiarán las tornas. El bigote volverá a la libertad.
Hoy se cumple el natalicio de Simón, el Libertador, quien vio la luz por primera vez hace 224 años. Y hoy es fiesta nacional: es decir, los venezolanos sacan a las calles sus banderas tricolores y sus políticos, todos de rojo inmaculado, se pasan el día de monumento en monumento, de estatua en estatua. El Libertador murió hastiado de tanto guerrear, y dijo las clásicas palabras de que tratar de libertar la Gran Colombia era "como arar en el mar". La Gran Colombia se dividió en la Colombia actual, Venezuela, Perú, Bolivia y Ecuador. Y ahí (aquí) siguen, entonando patrióticos himnos de la hermandad con el gaznate enrojecido por el licor, mientras debajo de la mesa continúan dándose pellizcos y patadas. ¡Que vivan los bigotes del Libertador!

2 comentarios:

Sergio dijo...

El problema con el bigote es cuando se come puchero, fabada o sopa

María dijo...

Fon, el bigote, así, tal cual, no es buena idea, no es un buen complemento estético en la mayoría de los casos.
De todas formas yo hace semanas que ya no lo puedo asociar a la derecha... ahora se me viene a la cabeza, inevitablemente, la imagen de miles de indios que lo llevan.
Besos.