domingo, 8 de julio de 2007

Miss Venezuela

Remate mira fijamente la obra de Dermocell. No olvidemos que es el tratamiento oficial, el recomendado por las vencedoras: por las más bellas. Miss Venezuela es toda una institución en el país. El otro día un taxista me enumeraba los criterios que hacen que una muchacha linda se convierta en Miss Venezuela. "Es una cuestión de cabeza, de clase de mentalidad, de ambición. El cuerpo, la belleza exterior, creáme chamo, no es lo fundamental. Tiene que saber estar, saber ser". Asentía desde mi asiento de copiloto, mientras pensaba que sí, que es cuestión de mentalidad... mamaria. En Venezuela los pechos opacan la mirada. Han conseguido que pechos enormes que no se desbordan, ahora el reto se trata en conseguir que no parezcan sandías transgénicas o zeppelines a escala natural. El más difícil todavía: la naturalidad.
En la autopista, al otro lado, un gran cartel de un banco del otro lado del charco ofrecía sus servicios financieros para operarse los pechos. Una línea de crédito exclusiva que cubría las operacioines de senos (1,5 millones de bolívares: 300 euros), con garantía si trabajabas con sus clínicas de confianza. En la última edición, celebrada en México hace unos meses, la representante criolla acabó en tercer lugar. Ganó la representante del imperio del Sol Naciente, Japón.

6 comentarios:

Sergio dijo...

Si, en Venezuela es toda una pasión, pero hay que tener presente el poder de Corporación Dermoestetica (el nombre ya inquieta) en España, el tercer país del mundo por operaciones de cirugía estética.

Por cierto, ¿también tienen a Ansón en el jurado por ahí? Saludos desde la tórrida Madrid,

fon dijo...

Sergio, hacía tiempo que no te veía por aquí... andarás atareado ahora con el tour de la inyección!

no hay ansones: pero hay "intelectuales de la belleza", lo que suena peor!

Angela dijo...

¡Es una cuestión de PECHONALIDAD! Yo me quedé atónita ahora que fuí, porque me encontré en concreto con una amiga que siempre ha sido mojigata, tímida "natural" diciéndome: ESTOY LOCA POR PONERME TETAS. ¿Fiebre? ¿Contagio? Y cuando intenté disuadirla de la decisión, los argumentos eran absolutamente irracionales, pura pasión por los pechos siliconados. A parte es el tema por excelencia, que agotamiento.

Sergio dijo...

Mi ausencia era por vagancia, pero que conste que le sigo leyendo. Que suerte tiene usted de ver esos puentes, ese intento del hombre por domar la naturaleza...

roberto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
roberto dijo...

Abandono de lo malo conocido por lo bueno por conocer. Emigro a la casa de jorgito pero sin jorgito. Ya te contare. Te adjunto el`post que he escrito a emili en su fotolog.


El Principe de Maquiavelo.
Siempre a favor de una monarquia que represente a su pueblo he defendido esta institucion. El principe representa los valores de su pueblo y mantiene una imagen serena y positiva de su pueblo.
Los principes est�n siempre abiertos a escuchar las propuestas de sus ciudadanos y actuan en consecuencia. La realidad siempre debe estar presente en su vida y no formarse una realidad paralela donde su idea del entorno sea la verdadera. Su falta de vestido es advertida por sus caballeros y parece que de vez en cuando escuchan sus gritos y lagrimas y se viste de traje y corbata. Pero a las pocos d�as sigue presentandose desnudo a las audiencias convencido de su perfecto atuendo. Varias veces sigue el consejo pero se mira al espejo y por comodidad, convencimiento o descuido vuelve a presentarse sin ropa ante los demas . Sus amigos m�s cercanos tratan de asimilar esa realidad y presentarse ante el y los demas como si esa actitud fuera la normal pero conociendo la realidad.
Llegado el momento de volver a jurar nueva lealtad a su principe, sus caballeros, a sapiencias de conocer la dificultad de su peticion le ruegan que de nuevo vuelva a sus ropas y olvide de una vez esa actitud tan rocambolesca.
Pasadas cuatro semanas todo sigue igual, sus caballeros se van.