lunes, 19 de marzo de 2007

Podemos

Podemos es el segundo partido del grupo oficialista que conforman la Asamblea Nacional de Venezuela (167), tras el Movimiento V República del comandante Hugo Chávez (118 diputados). Todos apoyan al Gobierno de Hugo Chávez (la oposición decidió boicotear las elecciones, alegando fraude: algo que nadie, ni siquiera los observadores internacionales presentes, Jimmy Carter & co. y la UE han probado).

El pasado diciembre, el presidente venezolano sorprendió a todos anunciando la próxima creación de un partido único (el Partido Socialista Unido Venezolano). Y emplazó a sus compañeros de viaje: Podemos (19 diputados), Patria Para Todos (10 diputados) y el Partido Comunista (7 diputados), a que decidiesen entre la disolución para entrar a formar parte del partido único, o mantenerse con nombre propio, pero ya en las filas de la oposición. Andan todos deshojando la margarita, pero nadie se atreve a decir ni mú. Todos hablan con calculada ambigüedad. Pero nadie se para en seco. Veremos. En agosto, Chávez ha prometido el nacimiento del nuevo partido. Sin palos en las ruedas.

Todo el mundo habla, pero nadie dice nada.

4 comentarios:

Sergio dijo...

¿Qué opinas de los bocaditos de guayaba? Tengo un gran recuerdo de ellos, y su sustancia todavía está depositada en mi tejido adiposo en forma de michelón.

antibook dijo...

yo todavía no he dejado de reírme con la exaltación de chaves con la silueta de sudamérica. supera cualquier ficción posible! cómo te lo estás pasando, eh chaval??

Anónimo dijo...

que ye ho? como anda el peregrino? si te asas te mando algo de frio desde esta estacion polar...
un abrazo. txaq

fon dijo...

Sergio: Ya decía yo que andabas al tanto de los orwelles y los carpentieres... es una serie que estoy pensando hacer para el bloj, los diferentes libros que he ido leyendo.
Por cierto, he visto el libro que me recomendaste de Jared Diamond de "Armas, gérmenes y acero" en una librería de mi barrio. ¿Me lo recomiendas encarecidamente?

Los bocaditos de guayaba son una barbaridad que elimino jugando a fútbol en unos extraños terrenos de yerba artificial...